¿Por qué es tan importante una crema facial con vitamina C?

Si estos días has notado que tu piel no tiene la vitalidad y luminosidad de antes del confinamiento, tranquila. La falta de luz solar, aire fresco y la ligera bajada de vitamina C, han provocado que su tono se haya apagado.

A veces, utilizamos productos de belleza sin saber qué ingredientes contienen y cómo actúan en nuestra piel. Así, perdemos una información muy valiosa para que la rutina de belleza se ajuste a lo que actualmente necesitamos y sea realmente beneficiosa. Uno de esos ingredientes que ahora requiere nuestra piel y que contiene muchas propiedades, es la vitamina C, básica para el correcto funcionamiento del organismo y el buen aspecto de nuestra dermis.

¿Dónde encontramos vitamina C?

La vitamina C es un nutriente imprescindible para el ser humano que podemos sintetizar a través de numerosos alimentos como: grosellas, guayaba, perejil, pimiento rojo, coles de Bruselas, brócoli, kiwi, bulbos de hinojo, papaya y naranja. O bien a través de suplementos alimenticios y medicamentos que la incluyen. Pero también puede utilizarse, con fines estéticos, de forma tópica a través de dermocosméticos que la contienen como uno de sus principales principios activos.

¿Por qué es tan importante la vitamina C?

Las razones son varias:

1. Estimula la síntesis de colágeno y la cicatrización de las heridas. De ahí que sea fundamental para mantener la piel firme y elástica.

2. Favorece la absorción de hierro, mineral necesario para funciones vitales como la formación de los huesos y dientes o la producción de hormonas.

3. Gracias a su acción antioxidante, bloquea la acción de los radicales libres, principales causantes del envejecimiento de la piel. Conviene recordar que los radicales libres son generados por nuestro propio organismo con el fin de, entre otras cosas, hacer frente a la agresión de elementos externos como la polución, el tabaco, la radiación solar, los aditivos y pesticidas, el estrés o las emociones negativas.

4. Tiene un efecto despigmentante que ayuda a reducir las manchas y aporta luminosidad.

5. Recientes estudios también le atribuyen un efecto beneficioso para la salud cardiovascular.

Adiós, signos de cansancio. Hola, buena cara.

Son muchos los signos que delatan a un rostro fatigado. Piel apagada y carente de brillo y luminosidad, arrugas más pronunciadas o falta de frescura, tersura y elasticidad. En definitiva, unas señales que nos avejentan y nos hacen parecer “tristonas” y con poca vitalidad.

Para combatir todos ellos y aprovechando los potentes efectos de la vitamina C en la piel hicieron que Lierac desarrollara su línea Mésolift, una gama compuesta por dos tratamientos específicamente formulados para actuar como “zumo de naranja” para la piel y lograr el ansiado efecto “buena cara”. Ambos están inspirados en la mesoterapia facial de la medicina estética, que son inyecciones en la piel de altas dosis de activos para compensar sus carencias, y contienen el concentrado "Mesoterapia-Like" revitalizante, compuesto por cinco vitaminas (A,C,E, B5 y B6), seis minerales (calcio, hierro, cobre, magnesio, zinc y manganeso), ácido hialurónico y extracto de naranja sanguina con grandes beneficios energizantes. Un cóctel que revive la piel y, además, previene la aparición de arrugas. Especialmente el sérum porque, gracias a su alta concentración de activos, es una auténtica inyección vitaminada que corrige al instante y de forma duradera las huellas de cansancio en la dermis:

- Mésolift Crema Fundente Vitaminada Corrección Fatiga. Una crema inspirada en la mesoterapia facial, que aporta la energía que la dermis necesita reduciendo visiblemente los signos de fatiga cutánea.

- Mésolift Sérum Fresco Ultra Vitaminado Corrección Fatiga. Una auténtica inyección vitaminada que corrige instantáneamente y de forma duradera las huellas de cansancio en la piel.