¿Qué es una crema antiedad?

Queremos aclarar qué es una crema antiedad. Todos intuimos qué efectos produce al oír esta denominación, pero no siempre tenemos claras cuáles son sus diferencias con otras cremas cosméticas embellecedoras, y especialmente con las antiarrugas.

Qué es una crema antiedad y cómo reconocerla


Las cremas antiedad o antienvejecimiento son productos enfocados al cuidado de la piel, que parten de distintos descubrimientos médicos con el objetivo de frenar, reducir, disimular o prevenir los distintos signos de envejecimiento cutáneo. De este modo, conseguimos lucir una piel rejuvenecida y más bonita.

Los efectos que nos aporta una buena crema antiedad son juventud, lozanía, hidratación, elasticidad y mucha menor presencia de arrugas, sequedades, manchas y otros elementos antiestéticos.

Su fin último es mantener la belleza y la tersura de nuestras caras, devolviendo a la piel todas aquellas propiedades que ha perdido con el paso del tiempo.

Componentes de referencia


Por lo general, las cremas antienvejecimiento incluyen este tipo de elementos innovadores, en diferentes proporciones según sus características:

· Factor de protección solar, con el fin de blindar la piel frente a la radiación ultravioleta.

· Antioxidantes, para frenar los efectos negativos de los agentes dañinos.

· Retinol, un derivado de la vitamina A que permite compensar y erradicar manchas y líneas de expresión.

· Ácidos glicólico o salicílico, que actúan sobre los poros, limpiándolos.

· Colágeno, la proteína de la piel que le confiere flexibilidad y tersura.

· Ácido hialurónico, capaz de conservar la hidratación de la piel, al permitir conservar en ella las moléculas de agua.

· Proteína GDX 11, presente en los productos cosméticos más avanzados: un antiedad absoluto obtenido gracias a los últimos avances en medicina regenerativa.

Antiedad y otros tipos de cremas


Acertar al elegir el tratamiento facial idóneo, en función de nuestras características, edad y circunstancias, es determinante. Queremos explicar, por ello, qué diferencias existen entre las cremas hidratantes, nutritivas, antiedad y antiarrugas.

Cremas hidratantes


Su función es mejorar la hidratación del cutis y evitar la sequedad. Tienen un enfoque protector y su elección depende de nuestro tipo de piel. Son fundamentales para la salud y belleza cutáneas, por lo que conviene empezar a utilizarlas cuanto antes. Lo normal es aplicarlas por la mañana, para que nos acompañe durante todo el día.

Cremas nutritivas


Su propósito es nutrir y regenerar nuestra piel. Por ello, aportan proteínas, vitaminas y lípidos, que conforman una suerte de reserva energética y favorecen la regeneración de las células dérmicas. Indirectamente frenan el envejecimiento y la aparición de arrugas. Sin embargo, tienen un evidente aporte graso que no es adecuado para pieles jóvenes, grasas o con propensión acneica. Se aplican por la noche.

Antiedad frente a antiarrugas


Las cremas antiarrugas siempre son antiedad, pero no ocurre igual al contrario. Las primeras están diseñadas específicamente para reducir, eliminar o prevenir la aparición de arrugas. Las antiedad tienen efectos más globales y profundos, por lo que aportan una apariencia saludable, juvenil y hermosa de un modo general.

Para asegurar estos efectos, en Lierac contamos con la mejor selección de cosmética y cremas antiedad de alta gama.

Disponemos de una larga trayectoria avalada por excelentes resultados. ¿Rejuvenecemos juntos?