Broncearse es un deporte de combate

El bronce (su arte, su técnica, su propia ciencia) no se nos da a todos. Es un trofeo que se ganar después de horas de preparación y entrenamientos regulares. Porque se necesita entrenar duro, muy duro, para tener el placer de descansar tranquilamente bajo los suaves rayos de sol de las 4 de la tarde. ¿Listo para pelear?

Digamos la verdad: la piel de primavera no siempre es tu mejor amiga. Debido a los meses de invierno y la fatiga acumulada, aterrizamos directamente en la playa con una piel  olvidada. ¿Qué podemos hacer para maximizar la preparación de la piel? Tendrás que comenzar el entrenamiento a partir de hoy.

Comiendo rayos del sol 

Para verse bien, hay que empezar por la compra de alimentos. Una vez en la zona de frutas y verduras, llena tu cesta con todos los alimentos de color naranja y rojo: zanahorias, melones, albaricoques, mangos y melocotones amarillos. Estos aliados ricos en betacaroteno son los que estarán en tus menús durante los próximos meses. También puedes agregar algunos alimentos verdes: brócoli, espinacas, dientes de león, hierbas frescas, ensaladas ... Tu piel se atiborrará de vitamina A para obtener una buena síntesis de melanina. Con un chorrito de aceite de linaza rico en Omega 3, estimula la elasticidad de los tejidos. ¿Y qué pasa si tu carrito está lleno? Pasemos al baño.

Mimos bien merecidos.

Prepara la piel de la cara y el cuerpo. Para broncearte necesitas pasar varios minutos adicionales en el baño. Tres veces por semana, hay que realizar una exfoliación corporal y facial. Luego, hay que aplicar una fina la capa de sérum Hydragenist y la crema hidratante. Para el cuerpo, una buena crema nutritiva como Body Hydra+. Así evitarás las quemaduras solares ya que la piel seca más propensa a quemaduras.

Cóctel de brillo saludable

Las cápsulas Sunissime de Lierac son un verdadero cóctel de brillo saludable para tu piel. Quince días antes de la exposición prolongada al sol, hay que introducir 1 cápsula Sunissime en una de las comidas del día. Lleno de antioxidantes (vitamina E y selenio), tu piel estará protegida del estrés oxidativo, responsable de quemaduras y manchas oscuras. La alta concentración en carotenoides, mezclada con aceite de zanahoria, algas rojas beta-caroteno, oleorresina de tomate y rosa de la India llena de uteína, lo convierten en un aliado agradable para la piel. Finalmente, el aceite de oliva, borraja y cúrcuma aporta una dosis extra de omega-3 que hará que se acelere el bronceado y que tu piel sea más resistente al sol.

 

Ahora lo más difícil: ponte tu traje de baño, elige tu libro y espera que la playa no esté abarrotada de gente... ¡Sin olvidar el protector solar Sunissime, por supuesto! ¡Pero como eres adulto, eso no te lo tenemos que recordar!