CÓMO COMBATIR LAS ARRUGAS DESDE EL ORIGEN

¿POR QUÉ SALEN LAS ARRUGAS?

Conviene recordar las principales causas que provocan su aparición:
1.El envejecimiento natural de la piel. El paso del tiempo conlleva una disminución del espesor de la dermis así como de la estructura elástica de la piel –se pierde colágeno y elastina– disminuyendo la capacidad de regeneración celular. 
2.El daño solar. Los rayos ultravioleta aceleran el envejecimiento al dañar las fibras de colágeno y generar radicales libres.
3.Tabaquismo. El hábito de fumar limita la irrigación de la sangre porque los vasos del fumador son más estrechos, lo que resta vitalidad a la piel. 
4.Falta de descanso. Teniendo en cuenta que la piel se regenera tres veces más mientras dormimos, robar horas al sueño acelera significativamente el proceso de envejecimiento.
5.Mala alimentación. Una dieta pobre en nutrientes básicos (vitaminas, minerales, grasas sanas y antioxidantes) repercute negativamente en la calidad de la piel. Beber poco agua también provoca deshidratación y favorece la aparición de arrugas.
6.Hipertonicidad. El continuo movimiento de los músculos del rostro, que varía de unas personas a otras, es el causante de las arrugas de expresión. 

EFECTO RELLENADOR

A la prevención de estos factores de riesgo es importante añadir un tratamiento dermocosmético específico para combatir las arrugas y líneas de expresión. Este es el caso de la gama Déridium, de Lierac. Inspirada en la terapia de cicatrización del tejido y enriquecida con concentrado vegetal ALP patentado por Lierac (alquemila, hiedra y cola de caballo), se compone de dos tratamientos de efecto rellenador que reducen sensiblemente las arrugas porque actúan en su proceso de formación.