CÓMO REJUVENECER SIN CIRUGÍA


Cumplir años debería ser siempre motivo de celebración. Nos convertimos en personas más sabias, libres y auténticas. Aunque también, por qué negarlo, asistimos a un proceso de envejecimiento que afecta al estado de nuestra piel. Pero hoy en día es posible minimizar sus efectos utilizando los recursos que tenemos a nuestro alcance y sin necesidad de recurrir a la cirugía u otros tratamientos estéticos invasivos.
Ya en la adolescencia se empiezan a formar las primeras arrugas de expresión pero no es hasta a partir de los 30 cuando aparecen unos incipientes signos de envejecimiento que se hacen más evidentes al traspasar la frontera de los 40 y, sobre todo, de los 50. No hay que olvidar que dependiendo de nuestra genética y de cómo hayamos cuidado la piel hasta entonces, ésta tendrá un aspecto más o menos saludable. En este punto conviene recordar que la prevención es fundamental porque son muchos los factores que inciden directamente en el envejecimiento cutáneo: limpieza, hidratación, estrés, alimentación, utilización de los cosméticos adecuados, horas de sueño, protección frente al sol y la contaminación, estilo de vida…

COSMÉTICA ANTI-AGING

Suele ser a partir de los 45 cuando las mujeres comienzan a plantearse recurrir a la cirugía para paliar los efectos del paso del tiempo en su rostro: arrugas, flacidez, pérdida de volumen… Pero la mayoría –cada vez más– rechaza la idea. Fundamentalmente, porque no desea someterse a intervenciones quirúrgicas o tratamientos invasivos, como el lifting o las inyecciones de bótox que, además de su elevado coste, modifiquen sus rasgos o su expresión. Y también, porque la cosmética anti edad ha evolucionado tanto en su formulación que proporciona unos resultados similares a los de la medicina estética sin sus riesgos e inconvenientes. Este es el objetivo de la línea Lift Integral de Lierac que consigue el efecto lift-injection –efecto lifting sin cirugía– gracias a su concentrado Hyalu-3 de ácido hialurónico y a los extractos de caoba y tulipán púrpura. Su acción es doble: por un lado tensa y reafirma las zonas especialmente vulnerables, como los párpados, la mandíbula y el óvalo facial y, por otro, rellena las áreas que tienden a hundirse, como ojeras, pómulos y surcos nasogenianos. El resultado es un rostro más firme, fresco y expresivo. La gama Lift Integral se compone de cinco productos que actúan específicamente, y de forma instantánea y duradera, donde las pieles maduras más lo necesitan.