Cuidados de belleza que nunca hacías por falta de tiempo

Hay cuidados de belleza que, pese a ser muy recomendables, no solemos llevar a cabo por lo general, por falta de información sobre ellos y de tiempo para aplicárnoslos. La situación actual nos ha dejado mucho tiempo libre, y una buena idea para hacer uso de él es, relajarnos un poco, e intentar mejorar nuestra salud corporal aplicándonos algunos de estos tratamientos corporales. ¡Veamos los más interesantes!

1. Las limpiezas en profundidad


Estos cuidados son los típicos que siempre hemos ido aparcando. Por ejemplo, los que han de ser realizados mediante toallitas desmaquillantes. Por otro lado, una limpieza de esta intensidad requiere más productos que el agua micelar.

Así que, debemos prepararnos para encarar unas dinámicas que incluyan, además, un limpiador, sérum para hidratar y masajes ascendentes y suaves en distintas partes de tu cuerpo. Desde la cara al escote.

2. La exfoliación e hidratación del rostro y el cuerpo


La exfoliación consiste en la retirada de las células muertas de la epidermis, la capa más superficial de la piel. La presencia de estas es una parte normal del proceso de envejecimiento provocado por los efectos de los radicales libres.

Recordemos elegir un exfoliante más suave para la cara y otro más potente para el resto del cuerpo. En el rostro hemos de tener especial cuidado, tras habernos limpiado y desmaquillado correctamente, con la barbilla y la nariz. Después viene el masaje, siempre en sentido ascendente. Finalmente, aclararemos mediante agua tibia y aplicaremos tónico y crema hidratante.

En otras partes del cuerpo sólo pondremos la crema hidratante o el aceite en la fase final. Igual que sucede con la cara, los pies y las manos requieren productos exfoliantes concretos.

3. Un baño relajante


Ahora que no hemos de vivir con las prisas que nos hacen decantarnos por la ducha, podemos prepararnos un baño de alrededor de un cuarto de hora. Para que los poros de nuestra piel transpiren correctamente es interesante que la temperatura del agua sea templada. Entre 32 y 35 ºC es lo recomendable.

No olvidemos que podemos enriquecer el agua mediante aceites y sales desintoxicantes e hidratantes. No está de más recordar que la Universidad de Wolverhampton descubrió que los baños contribuyen a incrementar los niveles de serotonina (hormonas de la felicidad) y a reducir los de cortisol (hormonas del estrés).

4. Las mascarillas


No, no nos referimos a las que están agotadas en todas las farmacias. Existen mascarillas faciales de diferentes texturas y tonalidades. Gracias a ellas, y recurriendo al multimasking, podemos complementar diferentes efectos: por ejemplo, la eliminación de espinillas, la hidratación de los pómulos y el rejuvenecimiento de áreas sensibles como los contornos de los ojos y el labio superior. Resultan muy útiles las que se emplean en la que conocemos como zona «T», y que resultan ideales para acabar con los puntos negros.

En definitiva, la falta de tiempo libre ya no es una excusa: el confinamiento decretado en nuestro país nos insta a quedarnos en casa. Así pues, ahora disponemos de más tiempo para disfrutar de estos cuidados de belleza. ¡Aprovechémoslo!