EFECTO “BUENA CARA” PARA DESPUÉS DEL SOL

La piel, aunque esté bronceada, es fiel reflejo de lo que nos ocurre por dentro y por fuera: déficit de horas de sueño, estrés, malos hábitos, deshidratación, alimentación poco saludable, excesiva exposición al sol, cambios hormonales, contaminación… Lo que se traduce en muchos signos que delatan a un rostro fatigado: dermis apagada y carente de brillo y luminosidad, arrugas más pronunciadas o falta de frescura, tersura y elasticidad. En resumen, unas señales que nos avejentan y nos hacen tener “mala cara”. 
Para combatirlas Lierac cuenta con Mésolift, una gama que se compone de dos tratamientos específicamente formulados para lograr el ansiado efecto “buena cara”. Ambos actúan como “zumo de naranja” para la piel porque están inspirados en la mesoterapia facial de la medicina estética, que son inyecciones en el rostro de altas dosis de activos para compensar sus carencias. Concretamente, contienen el concentrado "Mesoterapia-Like" revitalizante, compuesto por cinco vitaminas (A,C,E, B5 y B6), seis minerales (calcio, hierro, cobre, magnesio, zinc y manganeso), ácido hialurónico y extracto de naranja sanguina con grandes beneficios energizantes. Un cóctel que renueva la piel y, además, previene la aparición de arrugas. 
-Mésolift Sérum Fresco Ultra Vitaminado Corrección Fatiga. Una auténtica inyección vitaminada que corrige al instante y de forma duradera las huellas de cansancio en la piel. 
-Mésolift Crema Fundente Vitaminada Corrección Fatiga. Una crema gustosa que aporta la energía que la dermis necesita reduciendo visiblemente los signos de fatiga cutánea.