El poder reparador del sueño

Dormir bien y suficiente es fundamental para aguantar el día entero y además es esencial para nuestra salud. Durante las horas de sueño nuestro cuerpo descansa pero sigue trabajando sin parar, asimilando todo lo que hemos hecho a lo largo del día.


Lo mismo pasa con nuestra piel, por la noche nuestra piel asimila mejor los tratamientos que utilizamos, no está sometida a la polución del día y está descansada, limpia y lista para recibir cualquier tratamiento que a lo largo de la noche va a ir asimilando. ¡Los resultados se notan cada mañana!


¿Por qué no elegir el tratamiento ideal para todas las noches?


Cada noche es importante aplicarnos el tratamiento que más nos conviene según nuestro tipo de piel y lo que queremos corregir. Liftissime, con una crema anti-edad efecto lifting que rellena el óvalo, reequilibra los volúmenes y rellena las arrugas instauradas es ideal para todas las que buscamos que los efectos del paso del tiempo no se noten. Mientras dormimos esta crema actúa para darnos una sorpresa por la mañana.


Los tratamientos de noche se aplican todos los días, acompañándolos normalmente por un sérum de la misma línea para potenciar los resultados y la hidratación.


¡Sólo querrás despertarte para mirarte al espejo!