EN NAVIDADES… ¡NO OLVIDAR DESMAQUILLARSE!

Si hay un propósito de belleza para 2018 que no deberíamos esperar a Año Nuevo para cumplirlo es desmaquillarnos bien dos veces al día. Sin pereza y sin excusas. Porque ya sabemos que en estas fechas salimos y nos maquillamos más que nunca: comidas con las amigas, cenas familiares, compromisos de trabajo… Y siempre vamos impecablemente maquilladas pero cuando llegamos a casa solemos hacernos las remolonas sin tener en cuenta que no limpiar la piel en profundidad le pasa factura. Por eso, a partir de hoy ¡ni un solo día sin desmaquillarnos!


PASO 1. ¿POR QUÉ DESMAQUILLARSE DOS VECES AL DÍA? 

Porque al hacerlo, por la mañana y por la noche, retiramos los restos de maquillaje, los residuos asociados a la contaminación y las impurezas ligadas al funcionamiento natural de la piel: sebo, sudoración, células muertas... Y solo con una piel completamente limpia facilitamos el proceso natural de renovación celular –imprescindible para retrasar su envejecimiento y la aparición de manchas, arrugas, flacidez…– y preparamos el rostro para que los tratamientos cosméticos que utilicemos a continuación sean especialmente eficaces. 

PASO 2. ESCOGER EL DESMAQUILLANTE ADECUADO

Cuando elegimos un desmaquillante debemos tener en cuenta nuestro tipo de piel, los agentes externos a los que la exponemos, cómo nos maquillamos y nuestras preferencias en cuanto a rutinas, texturas y fragancias. Por eso Lierac ha desarrollado una completa línea de seis productos que responde a todas las necesidades.

1.Leche desmaquillante. Indicada para rostro y ojos, esta untuosa crema es perfecta para pieles secas que precisan un extra de hidratación.

2.Crema espumosa. Ideal para pieles mixtas, se transforma en espuma al contacto con el agua con el fin de ser doblemente eficaz: anti-polución y micro-alisadora. 

3.Gel loción. Perfecto para finalizar el ritual de limpieza, este gel para pieles mixtas que requiere aclarado también refina los poros. 

4.Bálsamo en aceite. Su textura en bálsamo, ideal para pieles secas, aporta una limpieza doble: anti-polución y micro-alisadora.

5.Aceite fundente. Enriquecido con aceites de jojoba y macadamia, desmaquilla suavemente el rostro y los ojos de toda clase de pieles. 

6.Doble tratamiento ojos. Con un solo gesto en espray, fresco y no graso, activa el crecimiento de las pestañas e hidrata el delicado contorno de los ojos.

PASO 3. ERRORES A EVITAR

-Lavar el rostro con jabón o gel para el cuerpo. Al contrario que éstos, los desmaquillantes no contienen detergentes y su pH limpia la piel de forma respetuosa y sin alterar su flora bacteriana.

-Maltratar el contorno de los ojos. Se trata de una zona especialmente frágil que se irrita con facilidad. Por tanto, conviene utilizar, con suavidad, desmaquillantes específicos para los ojos, sobre todo cuando los maquillamos mucho.

-Olvidarnos del cuello y el escote. Y, al ser una zona especialmente delicada y visible, deberíamos limpiarla con esmero. 

-Frotar la piel al secarla. Nada de restregar ni utilizar tejidos bastos porque podemos irritarla. Hacerlo a base de pequeños toques y con materiales suaves.