FRENTE A LA MENOPAUSIA Y LAS ARRUGAS, ARKESKIN Y DÉRIDIUM

A SALVO DE LA MENOPAUSIA

La aparición de las arrugas se debe, básicamente, a dos motivos:

1.El paso natural del tiempo. Con la edad, la renovación celular se ralentiza y disminuye la producción de colágeno y elastina, fundamentales para la salud de la piel. Además, el efecto de la gravedad y los movimientos de los músculos del rostro ¬–al hablar, gesticular o reírnos– también dejan huella.
Pero si hay algo que influye decisivamente en el aspecto de las pieles maduras es la llegada de la menopausia, a partir de los 45-50 años aproximadamente.  Disminuyen los estrógenos (hormonas sexuales femeninas producidas, fundamentalmente, por los ovarios) y eso conlleva la pérdida de lípidos, agua y colágeno. Por tanto, la piel se vuelve más fina, pierde elasticidad, luminosidad y firmeza y se hacen más evidentes las arrugas y líneas de expresión. Para luchar contra estos daños colaterales de la menopausia, Lierac cuenta con Arkeskin Crema Corrección de los Efectos del Envejecimiento Cutáneo Hormonal. Se trata de un tratamiento que, basándose en investigaciones en endocrinología, está enriquecido con el concentrado sustitutivo "Hormone-Like" (cytonacre SP: polvo de nácar micronizado patentado) que consigue mejorar visiblemente la calidad de la piel, recobrar su tersura e unificar el tono.
2.Los hábitos y el estilo de vida. Estos influyen decisivamente en la formación de los radicales libres, responsables del envejecimiento. Estamos hablando de la alimentación, la exposición al sol y la polución, el cuidado de la piel con los cosméticos adecuados, malos hábitos como el alcohol y el tabaco, el estrés, las horas de sueño… 

ADIÓS A LAS ARRUGAS

A la importancia de poner en marcha un plan para prevenir todos estos factores de riesgo, es fundamental añadir un tratamiento dermocosmético específico que combata las arrugas y líneas de expresión. Este es el caso de la gama Déridium, de Lierac. Inspirada en la terapia de cicatrización del tejido y enriquecida con concentrado vegetal ALP patentado por Lierac (alquemila, hiedra y cola de caballo), se compone de dos tratamientos de efecto rellenador que reducen sensiblemente las arrugas porque actúan en su mismo proceso de formación.