Fuera brillos en verano

Es verdad que los rayos del sol brillan cada vez más, pero lo que no queremos es que brille nuestra piel.

Para acabar con los brillos en verano tenemos que hacer algunos cambios en nuestra rutina de belleza, cambiar algunos de los tratamientos que usamos y además seguir algunos trucos que nos van a permitir que a lo largo del día no aparezcan los brillos y estemos incómodas sin saber cómo solucionarlo.

¡Siguiendo estos pasos seguro que lo logramos!

Lo primero que tenemos que hacer es utilizar tratamientos de belleza mucho más ligeros de los que usamos habitualmente. Nuestra piel no puede estar recargada, todo lo contrario, con este calor utilizar tratamientos untuosos y espesos va a hacer que nuestra piel sude más y los brillos sean difíciles de controlar.

Por eso es importante que cada noche y mañana nos limpiemos el rostro con limpiadores refrescantes y ligeros, los mejores son los que podemos utilizar con agua. La limpieza del rostro es muy importante, de esta manera estará limpio de impurezas, liso y fresco. Desmaquillante Pureté de Lierac es un gel de agua espumoso con extracto de limón verde, perfecto para el verano ya que es astringente, refrescante y purificante.

Proteger la piel es un paso que no debemos olvidar, aunque no estemos directamente expuestas al sol es importante utilizar un factor de protección. Para no aplicar cremas muy untuosas os recomendamos utilizar polvos ligeros con algo de color ¡y con protección! Los polvos solares SPF30 o SPF15 SUNIFIC de Lierac son perfectos para el día a día.

Un gran truco es exfoliar la piel una vez a la semana, así evitamos la acumulación de impurezas en los poros y nuestra piel puede respirar. Para esto último, por las noches hay que intentar reducir también la aplicación de cremas hidratantes y utilizar algo más ligero como los sérums.

Por último recordaros algo muy importante, ¡la famosa dieta! Una dieta rica en vitamina A reduce la grasa y por ello los brillos veraniegos.