LA EDAD DE ORO DE LAS MASCARILLAS

PONGA UNA MASCARILLA EN SU VIDA

En el auge de las mascarillas tiene mucho que ver que, actualmente, prima la belleza natural de una piel fresca y cuidada por encima de un rostro excesivamente maquillado. Es lo que vemos en las pasarelas y en las alfombras rojas. Y para conseguirlo, las mascarillas son el aliado perfecto. También en Instagram podemos ver que las celebrities han encontrado un filón en hacerse un divertido selfie con la mascarilla puesta. Miranda Kerr, Alexa Chung, Blanca Suárez, Karolina Kurkova, Drew Barrymore o ¡Cristiano Ronaldo! son solo algunas de ellas y cuentan con millones de seguidores. Además, en la era de las prisas buscamos productos muy eficaces y las mascarillas, al contener altas dosis de principios activos, provocan un efecto inmediato pero también prolongado porque actúan en las capas superficiales y profundas de la dermis.

MASCARILLA EFECTO FLASH

Hay mascarillas de muchos tipos y texturas y debemos elegir la que responda a las necesidades extra de nuestra dermis en un momento determinado: limpieza, nutrición, descongestión, luminosidad, antiarrugas… Entre todas ellas, una de las preferidas por las mujeres es aquélla que provoca un efecto flash y nos permite estar radiantes en tiempo récord. ¿Una cena improvisada tras un duro día de trabajo o una fiesta en la que queremos lucir nuestra mejor cara? Pues nos ponemos la Mascarilla Lifting Efecto Flash, de Lierac, y ¡listo! Adecuada para todo de pieles, debe extenderse una fina capa sobre el rostro bien limpio y después de haberse aplicado el sérum. Al cabo de unos minutos, y sin necesidad de retirarla, el efecto lifting será evidente y la dermis estará perfectamente hidratada y preparada para el maquillaje.
La Mascarilla Lifting Efecto Flash de Lierac es uno de los cinco productos que componen la gama Lift integral, una línea indicada para mujeres que rondan los 40 porque, gracias al concentrado Hyalu-3 de ácido hialurónico y a los extractos de caoba y tulipán púrpura, se consigue el ansiado efecto lifting sin necesidad de cirugía (efecto lift-injection). Su acción es doble: por un lado reafirma las áreas especialmente frágiles, como los párpados, la mandíbula y el óvalo facial y, por otro, rellena aquellas que tienden a hundirse, como ojeras, pómulos y surcos nasogenianos. Y el resultado es un rostro más firme, fresco y expresivo.