LOS PROTECTORES SOLARES TAMBIÉN SON PARA EL INVIERNO

RAYOS UVB Y UVA

Durante los meses de verano, la radiación ultravioleta B (UVB) es la predominante y la principal responsable de las quemaduras solares. Sin embargo, en invierno, los UVB disminuyen en favor de los rayos ultravioleta A (UVA), causantes del envejecimiento de la piel porque las fibras elásticas de la dermis se vuelven insolubles y disminuyen las de colágeno. Ambos tipos de rayos también son el origen de la mayoría de los cánceres de piel. 
Razones más que suficientes para que incluyamos en nuestra rutina de belleza diaria la aplicación de un buen protector solar. Y especialmente si practicamos deportes de invierno o senderismo porque no hay que olvidar que cada 1.000 metros de altura aumenta un 15% el efecto dañino de los rayos solares y que la nieve actúa como un espejo que refleja el 80% de los rayos. 

GAMA SUNISSIME

Conseguir, en un solo gesto, una adecuada protección solar y combatir los signos de envejecimiento (arrugas, manchas, tono apagado…) es el objetivo de la línea Sunissime de Lierac. De hecho, gracias al Complejo Global Protect & Energy, se trata de la primera gama solar anti-edad que protege la dermis del espectro solar global (UVB, UVA, luz visible e infrarrojos) y, al mismo tiempo, compensa esa energía tan necesaria que aporta la luz a nuestra piel. 
Esto solo es posible porque Sunissime se ha inspirado en la luminoterapia –lámparas que reproducen el poder energizante de la luz del sol– e incorpora en su formulación un sistema filtrante patentado, melanina fraccionada, flavonoides vegetales, pro-taurina –cautiva los radicales libres–, ácido hialurónico y péptido activador del bronceado. 
La línea Sumissime de Lierac se compone de tres protectores solares para el rostro y tres para el cuerpo con diferentes factores de protección y tres tratamientos after-sun que, además de calmar la piel, la regeneran, la rehidratan y prolongan el bronceado: