PLAN PARA PREVENIR QUE LA NAVIDAD PASE FACTURA A TU PIEL


ENEMIGOS DE LA DERMIS

Si hay tres cosas que, inevitablemente, hacemos en Navidad es comer y beber alcohol más de la cuenta, dormir menos de lo recomendable y maquillarnos con más frecuencia. Y todas pueden afectar negativamente al estado de nuestra dermis. ¿Cómo podemos minimizar sus consecuencias?

Alimentación

La dieta típica de estas fechas es excesivamente rica en grasas, sal y azúcares: turrón, asados, fritos, salsas… Abusar de las grasas afecta a la circulación sanguínea, lo que provoca falta de oxígeno en las células cutáneas y, por tanto, una disminución de la producción de colágeno y elastina. Algo parecido ocurre con el consumo extra de azúcar, que deriva en un proceso de glicación –básicamente, la formación de unas proteínas que “rompen” las fibras de colágeno y elastina– que se traduce en pérdida de elasticidad y un aumento de las arrugas. En cuanto a sal, se incrementa la retención de líquidos y se forman bolsas en los ojos. Por tanto, siempre que sea posible, debemos incluir frutas y verduras en el menú –que también pueden ser muy navideñas– y limitar la ingesta de dulces.

Alcohol

El consumo excesivo de alcohol provoca, inmediatamente, una deshidratación que deja la piel menos luminosa y con arrugas más pronunciadas. Hay que brindar, por supuesto, pero sin pasarse.

Descanso

Si dormimos menos de siete horas diarias la renovación celular se ralentiza y nuestra dermis lo paga: ojeras, líneas de expresión marcadas, tono apagado, sequedad… La Navidad es muy larga y también hay noches para descansar.

Maquillaje

En Navidad tenemos muchos compromisos y queremos estar siempre impecables. Eso está muy bien pero no hay que olvidar que debemos desmaquillarnos siempre -¡aunque nos acostemos a las mil!– y hacerlo con los productos adecuados. Retirar los restos de maquillaje, además de los residuos asociados a la contaminación y al funcionamiento natural de la piel (grasa, células muertas…), es el primer paso para tener un aspecto radiante y saludable.

COSMÉTICA DÉTOX FRENTE A LOS EXCESOS

Dicho todo esto, y aunque nuestras intenciones sean buenas, sería imperdonable no disfrutar de estas fechas. Por tanto, se impone más que nunca confiar en los productos de belleza adecuados para que nuestra piel se resienta lo menos posible. Sobre todo si hablamos de mujeres que, a partir de los 40, son más vulnerables físicamente a los excesos. Para estos casos la línea anti edad Magnificence de Lierac, con efecto detox, es perfecta. Porque contiene el complejo D-Glyox, una patente registrada que aúna poderosos activos anti aging: flor de granada, árbol de seda y péptido liposomado, enriquecidos con ácido hialurónico. Una fórmula que combate la glicoxidación –los efectos nocivos del azúcar y la oxidación– y logra un triple efecto: potencia la luminosidad, combate las arrugas y recupera la firmeza. La gama Magnificence se compone de cuatro productos con una función específica:

-Sérum Rojo Revitalizante Intensivo. Dos veces más concentrado en el complejo D-Glyox, consigue el efecto “buena cara” desde el primer día.

-Gel Crema Fundente. Para pieles normales y mixtas, reactiva la juventud y luminosidad de la piel.

-Crema Aterciopelada. Indicada para pieles secas, combate el envejecimiento con un plus de nutrición.

-Precisión Contorno de Ojos. Atenúa bolsas, ojeras y arrugas rejuveneciendo la mirada.