Rutinas de limpieza

"La primera impresión es la más importante" y nuestra piel es lo primero que se percibe de nosotros. Además es lo que nos protege del mundo exterior, ¿por qué no cuidarla con mucho cariño?

Es importante mantener unas rutinas de limpieza que tenemos que cumplir día a día para que nuestra piel esté en su mejor estado. Esta rutina debe empezar cada mañana y terminar cada noche antes de acostarnos.

Paso a paso para una limpieza básica de nuestra piel:

Todas las mañanas y todas las noches

1. Limpieza de la piel con ayuda de un gel, leche, aceite, mousse, ... elige la textura que más te guste. Por la mañana lo mejor es un gel de agua espumoso, como el Démaquillant Pureté de Lierac, refrescante para empezar el día con energía. Por la noche es ideal Démaquillant Confort de Lierac, una leche desmaquillante para suavizar la piel e hidratarla después de todo el día.

2. Aplicar un tónico para perfeccionar la limpieza del rostro. ¿Qué tal una loción vitaminada como Tonique Éclat de Lierac?

Y si queremos concentrarlo en un sólo paso, una agua micelar puede ser la mejor opción.

Además de esto, una vez a la semana, dependiendo del tipo de piel (si es mixta o grasa podemos podemos realizar estos últimos pasos 2 veces a la semana, siempre después de los 2 pasos anteriores):

3. Exfoliarnos la piel con abundante agua para eliminar las células muertas de la piel y que luzca luminosa y radiante. Lo ideal es hacerlo por la noche ya que tenemos más tiempo para dedicarnos a nuestra piel.

4. Aplicar una mascarilla y dependiendo de las necesidades de nuestra piel, hidratación, luminosidad, lifting, purificar, ... tenemos que elegir la mascarilla adecuada. Aquí puedes ver las diferentes mascarillas Lierac que cubren todas las necesidades.

¡No dejes que tu piel se apague cada mañana!