SIEMPRE Y EN CUALQUIER LUGAR, PROTÉGETE DEL SOL

LO QUE DEBES SABER SOBRE EL SOL

Existe mucha confusión en torno a la protección y a los efectos nocivos de los rayos solares. Por eso, merece la pena abordar estas cuestiones de una forma ágil y sencilla:
-Protección facial y corporal. Existen cremas faciales y corporales porque la piel de la cara y el cuerpo es diferente. Ambas precisan protección pero la dermis del rostro –y sobre todo la que es más clara– es mucho más sensible a las quemaduras que la del cuerpo y, por tanto, requiere un índice de protección superior y una mayor atención. También es especialmente proclive al envejecimiento prematuro provocado por el sol y sus efectos más visibles: manchas, arrugas, flacidez, deshidratación y pérdida de luminosidad. Estas son las razones principales por las que las cremas solares para el rostro pueden ser más ricas y densas y las corporales mucho más ligeras y fáciles de extender. Teniendo en cuenta estos aspectos Sunissime, que ofrece protección solar global con un plus anti-edad en toda la línea, cuenta con tres productos específicamente creados para la cara y tres para el cuerpo.

-Sol de verano y de invierno. Exponerse al sol sin protección siempre es perjudicial, independientemente de que estemos en enero o en agosto, pero es cierto que a partir de la primavera y hasta el otoño la radiación solar es superior y, por tanto, más dañina. También hay que tener un especial cuidado en las horas más intensas del día, entre las 12 y las cuatro aproximadamente. Y no dejarse engañar por los cielos nublados porque, en esos días, entre el 70 y el 80% de los rayos ultravioleta (UV) siguen llegando a la piel.
-En la playa y en la ciudad. El sol no lleva incorporado un geolocalizador, por tanto, sus rayos inciden igualmente independientemente de dónde te encuentres. En la playa o en la piscina seguramente estarás más expuesta y, además de cobijarte bajo una sombrilla, deberás utilizar una protección elevada y renovarla periódicamente. En la ciudad es probable que busques la sombra siempre que puedas y que la ropa te proteja pero eso no es suficiente para que antes de salir a la calle te apliques siempre una crema solar.