Un Plan detox para tu piel mientras duermes

Detoxifica tu piel mientras duermes

El verano es una época del año en la que tu piel sufre debido a las horas de exposición solar, al calor, así como a la carencia de una rutina saludable. Las comidas son mucho más copiosas, tus horarios están más desordenados y tu cuerpo termina con la necesidad de un programa detox.

Cuidar tu piel desde dentro es la principal premisa para poder tener un cutis detoxificado tras el verano. Para ello, es importante que cuides tu alimentación, así como tu estilo de vida en general. Gracias a un plan detox podrás cargarte de energía para la vuelta a la normalidad unas vez pasadas las vacaciones.

Lo principal para purificar tu cuerpo de los excesos del verano es:

1. Bebe mucha agua. Este elemento es fundamental para la salud de tu piel. El agua no solo ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo, sino que también mantiene el cutis hidratado. Lo más recomendable es tomar dos litros de agua al día, y si es lejos de las comidas mucho mejor.

2. Cuida tu alimentación. Para tener una piel detoxificada es importante que mantengas una rutina saludable en cuanto a comidas se refiere. Tras las vacaciones procura incorporar a tu dieta más alimentos con fibra. Gracias a ella podrás terminar con el odioso estreñimiento que suelen provocar las vacaciones.

3. Apuesta por los alimentos de origen vegetal. Olvídate durante unos días de la carne roja e incluye en tu dieta alimentos como la soja, el pavo, el conejo, las verduras y la fruta como la pera o el melón.

4. Haz ejercicio. Para lograr una rutina saludable es imprescindible que dejes la vida sedentaria a un lado. Ve al trabajo caminando, sube escaleras o haz ejercicio en casa. Sudar es ideal para eliminar las toxinas de tu cuerpo. Los expertos recomiendan los deportes como el yoga o el pilates para cuidar mente y cuerpo.

¿Cómo ayudar a tu piel a detoxificarse tras el verano?

El cutis necesita unos cuidados específicos para poder recuperarse del exceso del sol, el salitre, la brisa, etc. Para ello, te recomendamos que seas constante en:

  • Limpiar tu piel cada día, tanto por la mañana como por la noche con tratamientos que respeten tu epidermis.

  • Acostúmbrate a activar tu piel en la ducha para estimular su oxigenación. Hazlo con un guante de crin frotando suavemente y en forma de círculos desde los tobillos hasta el cuello (evitando zonas sensibles como el pecho). Mientras lo haces alterna el agua fría con el agua templada. ¡Además un plus de energía se apoderará de tu cuerpo!

  • Utiliza cremas específicas que ayuden a detoxificar la piel, como Magnificence gel-bálsamo alisador detoxificante noche, con el que aportarás una triple acción antiarrugas, firmeza y luminosidad a tu piel. Nuestra línea Magnificence está inspirada en los descubrimientos médicos en diabetología sobre el glico-envejecimiento, una consecuencia de la degradación de las proteínas por el azúcar y la formación de glicotoxinas.

Como ves, cuidar tu piel y tu cuerpo tras el verano no es complicado si sigues estos sencillos pasos. ¿Te animas a empezar ya?